Imagen

Cerrado por obras :-)

5 Sep

Aviso

¡Nos mudamos!

30 Oct

Queridos todos,

¡Qué difícil ha sido estar callada este último mes! Os dejé intuir que tenía algo importante que contaros y, por fin, puedo desvelar el secreto.

¡Nos mudamos! Así que aquí estoy. Nerviosa y con las llaves en la mano de la que será mi nueva casa. Thebeautymail tiene ya casi un año de vida. Nació el nueve de enero del año pasado, fruto de una inquietud y una ilusión, la de compartir con todas vosotras mis mejores trucos de belleza. Y, desde entonces, la gran familia thebeautymail no ha hecho más que crecer. Sois muchas las que me habéis escrito, inspirado y dado aliento en esas semanas en las que no encontraba un hueco para postear. Habéis descubierto que muero por un buen aceite de cuerpo, mi pánico a bucear, mi colección de zapatillas de correr a lo Imelda Marcos, e incluso lo que esconde mi mesilla de noche. Hoy, Thebeautymail sólo se cambia de casa. A partir de ahora, me encontraréis en ELLE.es. Seguiremos tomando café puntualmente a las ocho de la mañana y de corazón espero que me sigáis acompañando. El desayuno sin vosotras no sabe igual. Cambiamos el pisito por el chalet, pero seguimos fieles a nuestra filosofía: una belleza práctica, con trucos que de verdad funcionan y, como siempre, mucho running. La página de Facebook y Twitter (@thebeautymail) sigue siendo la misma.

A partir de ahora nos vemos aquí.

Os espero. Como siempre, stay tuned!

Un beso fuerte

Cris (@cristinamitre)

Limpina y fresquina

22 Oct

Como dice mi madre: “la piel es como una casa y no se puede empezar por el tejado. Primero, hay que poner unos buenos cimientos, con una buena limpieza”.

Pues sí, esa es la teoría. Pero que levante la mano quien no se haya ido a la cama sin desmaquillar, presa de la más absoluta pereza y el ¡sueño!. Yo, entre la ortodoncia invisible (Invisalign) y las lentillas (¡soy toda de mentira!) no me queda otra que pasar por el túnel de lavado. Pero para todas esas beauty vagas, aquí tenéis mi producto estrella para aseguraros una buena limpieza: las foams. Te quedarás, ¡limpina y fresquina!

Mis favoritas: Facial Treatment Cleanser de SKII, The Skincare de Shiseido, Mousse Fouettée de Kéraskin.

Yo siempre las tengo a mano en el baño. Arrastran muy bien el maquillaje y la suciedad, son súper rápidas y además no resecan, porque muchas no incluyen jabón, como la de Keraskin. Un plus: son universales, es decir, van bien en pieles grasas y también en las más secas. Un consejo: para que tu piel no se irrite y deshidrate, el agua debe estar templada, nunca caliente. Además, a mí me gusta terminar con frío para dar al cutis un extra de frescor. Si el agua de tu ciudad tiene mucha cal, es mejor que te limpies con agua termal o con un tratamiento micelar, como el de Bioderma.

Estas fórmulas no son exactamente espumas. De hecho, las que he probado en esa textura no me gustan porque en la mayoría de los casos se quedan cortas. Estas tres son sedosas cremas y, al entrar en contacto con el agua, hacen una suave y deliciosa espuma. La de SKII, además, huele a rosas. ¡Una delicia!

Para asegurarte de que te limpias bien, ponte un gorro de ducha (ya sabéis que soy fan) o una cinta que retire bien el pelo y así puedas llegar bien hasta el nacimiento del cabello.

Espero que os haya resultado útil. Ya sabéis que podéis seguirnos en Twitter (@thebeautymail) o en nuestra página de Facebook. Stay tuned!

Mamá y Teté

30 Sep

Hoy quiero pediros disculpas por teneros a todos tan abandonados. Pero, como dice mi suegra, ando como pollo sin cabeza.

Septiembre está siendo un mes cargado de maravillosas sorpresas (que os voy a descubrir en breve) pero eso significa que este cuerpo no da más de sí. Además de hacer más millas que una azafata de Iberia, he cogido la gripe, que literalmente me ha dejado para el arrastre. En fin, sólo quiero recordaros que el Beautymail sigue aquí, con muchas ganas y varias novedades. ¡No me abandonéis!

Cuando comencé este blog en enero, os conté que mi amor por la cosmética debía de ser algo genético, porque mi madre y mi tía son esteticistas con una dilatada experiencia. Más de medio siglo (se dice pronto) quitando pelos, dando masajes, poniendo mascarillas, pero, sobre todo, mimando mucho a su amplia y fiel clientela, que llega ya a la tercera generación, como muchas veces me recuerda mi madre.

Mi madre y mi tía Esther, la Teté, a quienes debo todo lo que soy. 

Justo hoy, uno de los periódicos más emblemáticos de Gijón, El Comercio, les ha hecho un reportaje con mucho cariño. Gracias, Azahara. Os dejo aquí el link, porque su historia, que también es la mía, es preciosa y así a través de ellas me podéis conocer a mí un poco mejor.

Gracias de corazón por acompañarme en esta aventura beauty.

En breve mucho más!

¡Agujetas!

4 Sep

Ya llevo tres semanas metida en faena, en lo que se llama la reentré. Vamos, la vuelta al cole en todos los sentidos: trabajo, casa y, cómo no, ¡mi running!

Confieso que terminé junio bastante agotada. Con pocas ganas de darle a la zapa. Mucho estrés y demasiados kilómetros en las piernas. Así que en el mes de julio apenas corrí. Alguna salida el fin de semana y horas de piscina. Durante las vacaciones, quise retomarlo pero el calor, la humedad y el desfase horario me hundieron en la miseria. A los cuatro kilómetros ya estaba con la lengua fuera. Hasta que llegué a Gijón y me puse en manos del preparador físico Chus Fernández. Una semana de entrenos con él para echar a rodar la maquinaria y, como dicen los pros, recuperar sensaciones. Combinamos sesiones de piscina, para mejorar mi técnica, con otras de running, sobre todo, series y acondicionamiento físico.

En Madrid, llevo ya dos semanas entrenando siguiendo las pautas de Chus. Hago series con periodos de recuperación, controlando mucho el pulso y los tiempos para no pasarme. La verdad, es que soy tan mala con las matemáticas que hay veces que me lío un poco, pero imagino que es cuestión de tiempo. Además, continúo con la natación, que me encanta y con una clase de functional a la semana. Tengo que ver cómo me organizo el horario para no tener sobrecargas porque, literalmente, el miércoles pasado tenía tales agujetas en el cuádriceps (los muslos de toda la vida) y glúteos (también conocido como culo) que no me podía ni sentar. Por eso, hoy comparto aquí mi receta “mano de santo” para calmar las agujetas. Lo del vaso con azúcar no sirve para nada. Lo que de verdad funciona es combinar calor con estiramientos suaves y la aplicación tópica de una buena dosis de árnica.

Después de los entrenos, uso unas bandas de frío (se venden en farmacias). Las dejo actuar durante 20 minutos, en rodillas y cuádriceps. Ojo, cúbrelas con un trapo un poco húmedo para que el frío sea más intenso y para que no te quemen la piel (hablo desde la experiencia…).

Al día siguiente, si notas la zona con agujetas, aplica calor durante 20 minutos varias veces al día y haz estiramientos suaves hasta punto de dolor. Puedes utilizar las mismas bandas aunque yo tengo un saco de semillas que es maravilloso (en la imagen). Se calienta en el microondas durante unos minutos. También puedes probar con una toalla. Antes, humedécela ligeramente para que no se queme en el micro.

Y para terminar, dale a la árnica con alegría. Ya os he dicho que mis cremas para runners son Fisiocream (de efecto frío) y también el aceite de Weleda. No es mala idea aplicarlas antes de salir a correr.

Por cierto, espero que todas ya hayáis participado en el reto que os proponemos desde ELLE.es. Las que quieren empezar a correr y las que ya lo hacen deberían pinchar aquí. Entrenarás con un atleta profesional, recibirás una completa equipación Asics y, además, podrás ponerte a prueba en la carrera Jean Bouin, una de las más míticas de Europa y que se celebra en Barcelona el próximo 25 de noviembre. ¿Quién viene a correr conmigo?

A %d blogueros les gusta esto: